Nuestro cuerpo nos ofrece la mejor y más bella posibilidad de comprender la complejidad de nuestro cerebro y convierte nuestros pensamientos, sentimientos y dogmas en palpables.

-Thomas Hertlein

 

Las terapias englobadas en Human Decoding comparten una filosofía, una forma de ser, de pensar y de actuar, a través de la cual se trata el ser humano en su totalidad desde el respeto.

La base de las terapias englobadas dentro de Human Decoding son la traducción de los procesos biológicos que se dan en el cuerpo en patrones. La mente utiliza los mismos patrones en el cuerpo y en el comportamiento. Human decoding es la herramienta que conecta el cuerpo y la mente y ayuda a entender por qué y para qué nos pasa lo que nos pasa. Traduce el proceso biológico a nuestra vida.

Imagina que nuestro cerebro es un ordenador y que utiliza diferentes programas para funcionar. Un programa de ellos, por ejemplo, es el que tiene como resultado hacer caries.Traducido a la vida podría ser la destrucción de una parte de nosotros, una parte que ya no nos sirve o que no nos gusta. Nuestro cerebro estaría expresando ese cambio en la boca.

Como odontólogos, nuestra labor es tratar la caries. Como odontóloga holístico humano, mi labor es descubrir las conexiones y el funcionamiento de ese programa, y a su vez reconocer los beneficios que aporta en otras partes o niveles. Mostrar al paciente para ser consciente de cómo, cuando, bajo qué condiciones y para qué crea la caries y luego ya poder tratarla con las técnicas convencionales sin que vaya contra el lenguaje del cerebro, sin luchar contra nosotros mismos.

Tenemos que saber, que la caries, la fractura, la posición dental, el dolor…. es la solución o adaptación que nuestro cerebro ha creado ante un determinado reto o problema. Por eso queremos respetarla y decodificarla hasta que comprendemos para qué nos sirve.

Cuando el cerebro cree que tiene que ser de una manera, todo lo que hagamos por modificarlo o tratarlo, no funcionará o fracasará a corto-medio plazo.

Una vez entendida la forma en la que nuestro cerebro la ha creado, podremos tratarla teniendo en cuenta todas sus partes y no sólo la dental o bucal.