¿Qué tipos de problemas de mordida existen?

Nuestra forma de morder determina en gran medida nuestra estructura facial. Por esto, la maloclusión o mordida incorrecta puede causar importantes problemas de tipo estético. Sin embargo, en nuestra clínica dental en Ermua a menudo vemos que sus consecuencias también pueden extenderse y provocar desgaste de las piezas dentales, dolor de cabeza o de cervicales, trastornos digestivos o, incluso, una audición deficiente.

En una oclusión funcionalmente equilibrada, cuando se cierra la mandíbula, todas las piezas contactan de forma simultánea y equilibrada. Por contra, la maloclusión se debe normalmente a una mala alineación de la estructura ósea de la boca, lo que provoca que “mordamos mal”.

Tipos de mordidas y sus tratamientos

Sobremordida

En general, el borde de los incisivos superiores debe sobrepasar entre 1 y 3 milímetros el borde de los incisivos inferiores. Cuando este entrecruzamiento es mayor hablamos de sobremordida, que es uno de los problemas que más afecta a la estética facial del paciente.
¿Cómo se puede tratar? Con un tratamiento de ortodoncia se puede hacer retroceder los dientes anteriores y avanzar los posteriores.

Mordida cerrada

A medida que pasan los años, el desgaste de la dentición puede provocar una mordida cerrada. Un desgaste excesivo de la estructura dental en el fondo de la boca, puede causar una desintegración parcial del tejido facial y hacer que el paciente parezca desdentado.
Este problema se puede tratar con coronas dentales o carillas de porcelana para alargar las piezas dentales anteriores.

Mordida cruzada

En una mordida correcta, los dientes superiores deben cubrir por fuera a los inferiores. Cuando son los inferiores los que se superponen, hablamos de mordida cruzada. El problema puede producirse, tanto en los dientes posteriores como en los anteriores, en cuyo caso puede hacer que la barbilla sobresalga.
La mordida cruzada se resuelve en casi todos los casos con aparatología, como brackets o expansores y, si es realmente severa, sería necesaria una cirugía ortognática complementaria.

Mordida abierta

Se da cuando queda una separación excesiva entre los incisivos superiores y los inferiores, debido al contacto entre los molares. Puede estar causada por factores hereditarios o malos hábitos durante la etapa de formación de los huesos, como hacer presión con la lengua, chuparse el pulgar o morder lápices.
Como consecuencia, puede provocar la protrusión del labio superior, que dificulta cerrar los labios sin tener que forzarlos.

Como hemos visto, la ortodoncia y la cirugía ortognática son las soluciones más indicadas para tratar casi todas las patologías de la mordida, pero hay que adecuarla al problema concreto de cada paciente.

Si crees que puedes sufrir algún tipo de maloclusión en nuestra clínica dental en Ermua estudiaremos tu caso, estableceremos un diagnóstico y trazaremos un plan de tratamiento para conseguir una estética y funcionalidad correctas. ¡Pide tu cita y ven a vernos!